• Juny Pagán

Los extremos te joden. #Miniblog



Quote: «Los extremos no siempre son buenos. El balance entre ambos es la clave.»


Tenemos una mente condicionada para siempre desear ir a los extremos, ya sea consciente o inconscientemente.


Y ese es de los juegos favoritos del ego. Un ego no puede estar tranquilo y satisfecho en el centro*, o en algún lugar entre ambos extremos; él siempre querrá vivir en la periferia.


  • Cuando se dice que aceptemos, la mente piensa que es no hacer nada.

  • Cuando se nos dice ser «buenas» personas, la mente piensa que es dejarnos coger de pendejos o ser el próximo papa Juan Pablo III.

  • Cuando alguien tiene alguna crítica sobre algo, la mente piensa que esa persona es ese «anti-algo» o su enemigo.[1]

  • Cuando se nos dice que no nos preocupemos, la mente piensa que hay que ser indiferentes y no dar importancia.[2]

  • Cuando digo que ni la meditación ni rezar podrán acabar con esta pandemia del SARS-CoV-2, la mente piensa que lo que intento decir es que hay que dejarlo de hacer.



Y ni hablar sobre cómo llevamos, en ocasiones, nuestras vidas individuales a los extremos. Por ejemplo,


  • Para lograr algo, debo sacrificarme hasta (metafóricamente) botar y sudar sangre.

  • Para ser «feliz» y estar contento conmigo mismo, debo dejar de comer hasta convertirme en polvo; y si no es el caso, debo comer cuanta cosa tenga a la vista hasta que la sangre no pueda ya circular.

  • Para que piensen que soy humilde, y Teresa de Calcuta parezca una pendeja a mi lado, debo regalar todo el dinero que tenga, nunca más tener sexo y sacrificar un brazo a los dioses paganos.


Y así mismo con muchísimas otras cosas.[3]


Un ego no puede estar tranquilo y satisfecho en el centro, o en algún lugar entre ambos extremos; él siempre querrá vivir en la periferia.

¡Reconocer la mentalidad extremista!


Los extremos nos «separan» de la Vida, del momento presente eterno, de la razón y la lógica, de las demás personas... ¡de nosotros mismos!


Ellos no siempre —y no sé si nunca— son «buenos» o efectivos, y son una de las razones por las cuales nos jodemos la vida individual... y la de las demás personas y seres.



Todo esto lo hacemos y pensamos, en la mayoría de las ocasiones, de una manera automática. Ya que nuestra mente está condicionada (ya sea biológica o culturalmente) para ser dual: «el bien y el mal» es el mejor ejemplo de esta dualidad. Y los extremos, aunque no necesariamente deban ser duales, funcionan de una manera análoga, y a la mente y al ego les encanta ese jueguito: si no estoy arriba, estoy abajo; si no estoy a la derecha, estoy a la izquierda, etc.


Cuando el ego adopta posiciones extremas, hay unas altas probabilidades de volvernos radicales, conflictivos y hegemónicos, como muchas religiones, ideologías y creencias. Nuestro ego querrá conservar lo que vaya acorde con el extremo en donde nos encontremos, y desechará lo demás. No importa si creamos separación, conflicto, guerras externas o internas, infelicidad, sufrimiento, etc.


Reconocer y tomar consciencia de que hemos estado en un extremo, nos abre una puerta hacia el «camino medio»[4]. Nos abre una puerta para adoptar y reconocer que hay más posibilidades.


Cuando el ego adopta posiciones extremas, hay unas altas probabilidades de volvernos radicales, conflictivos y hegemónicos, como muchas religiones, ideologías y creencias.

Fluir con Lo-que-es


Muchas personas llevan sus vidas a los extremos pensando que lograrán sus metas. Y sí, en ocasiones logran sus metas; llegando a ella, sin embargo, con una ansiedad, un estrés, desgaste e infelicidad terribles.


Debemos aprender y reconocer que «más allá» de los extremos hay un centro. Debemos reconocer que en la periferia nos podemos perder. Debemos entrenar la mente para poder observar el medio como una opción, también —en ocasiones la mejor opción—. Debemos aprender a fluir con Lo-que-es.


«Mientras que alguien o algo está en un estado de fluir, emprende una tarea inteligentemente, sabiendo cuándo tomar acción y cuándo no, y encuentra un balance entre la acción y la no-acción. Es un camino entre los opuestos; es un camino entre el frío y caliente; es un camino entre la ansiedad y el aburrimiento. Ese es el camino medio[5]



En un extremo, por ejemplo, puedes ser un tonto de buen corazón, y en el otro extremo, puedes ser un sabelotodo sin ninguna emoción. Usa el «camino medio» para evolucionarlos de una manera efectiva, sin la necesidad de ir a los extremos.


Los extremos no siempre son buenos. El balance entre ambos es la clave. Aunque a veces, cuando sea necesario, es mejor salirse.


Ahora, te dejaré con un escrito de hace poco. Probablemente no tenga nada que ver con este blog, pero puedes profundizar en él y aplicarlo a este tema:


La sabiduría más elevada es poder observar que, en realidad, todos los fenómenos son impermanentes, transitorios y no constituyen una entidad fija. La verdadera sabiduría no es simplemente creer lo que se nos dice, sino experimentar y comprender la Verdad y la realidad. La sabiduría requiere una mente abierta, objetiva y sin mangos. La sabiduría es ser Conciencia.


Es un camino entre los opuestos; es un camino entre el frío y caliente; es un camino entre la ansiedad y el aburrimiento.

¿Te gustó este blog? Puedes donar, si deseas, aquí.



Notas:


[1] Mark Manson, en su libro Todo esta jodido, habla sobre cómo la madurez de nuestra cultura está «deteriorando». También, habla sobre cómo creamos religiones, creencias e ideologías que nos obligan a vivir en extremos, y a crear dicotomías falsas del «nosotros contra ellos». Por ejemplo: si no defiendes la guerra, entonces defiendes a los terroristas; cualquiera que critique el feminismo es sexista; cualquiera que critique al presidente es un traidor, etcétera. Mark Manson, Everything Is F*cked: A Book about Hope [Todo está j*dido: Un libro sobre la esperanza] (Harper, 2019)


[2] No crees preocupación. Crea importancia.


[3] Evidentemente, todos estos últimos ejemplos, de nuestra vida individual, son extremos para representar de una manera satírica lo que intento decir. Espero que no se hayan ofendido... egos.


[4] El concepto de «camino medio» lo adopté de la filosofía budista. Más adelante añadiré un poco sobre esto, pero aquí hay una definición de la mejor página para buscar información confiable, Wikipedia: El Camino Medio o Camino del Medio es la práctica budista del No Extremismo.


[5] Extracto del episodio #53 'Cómo fluir con la vida.'


[*] En realidad, nunca.

©2020 Mente Desnuda